Uno de los hobbies que adquirí recientemente es el de comprar y armar Gunplas y Model Kits.

Quizás ver un Gundam ya armado se ve como algo dificil, pero a pesar de tener las instrucciones en Japonés, he encontrado un enorme gusto por armar estos robots de plástico y recientemente comencé a realizar “trabajos avanzados”, como utilizar pintura en lugar de las calcomanías que incluyen con los kits.

No me considero un experto en armar Model Kits, y de hecho, tiendo a cometer errores.

Decidí escribir esto para que sirva de experiencia para otros que quizás quieren experimentar con nuevas técnicas para lucir más sus Model Kits.

Después de haber armado un par de Gundams (HG), y un par Model Kits de Kotobukiya, un MegaMan y un Metabee, armar un Model Kit de un carro pensé que sería algo sencillo.

El Model Kit es un Corvette Z06 2001 de Revell.

La historia

Hace unos 15 años, mi hermano y yo solíamos armar Model Kits de carros y aviones. Él comenzó el Corvette hace más de una década y por una cosa u otra, lo dejó olvidado, incompleto, en su caja, hasta el día que encontré la caja en casa de mis papás.

Decidí terminarlo yo, para obsequiárselo como regalo de Navidad (Spoiler: No lo terminé a tiempo), después de todo, tengo experiencia armando Model Kits, y solía armar estos carros cuando tenía 10 años y este es un kit con dificultad “2”… ¿que tan difícil puede ser?

Pues, para mi, terminar este carro fue todo un reto.

Lo primero fue determinar en que paso se quedó, y revisar si todas las piezas seguían ahí. Afortunadamente, todas las piezas estaban ahí, y revisar el paso en el que se quedó fue cuestión de seguir el manual y revisar contra el carro ya armado, e ir tachando las instrucciones del manual.

Sin embargo, las instrucciones de los Model Kits de Revell, a pesar de estar en inglés, son bastante confusas.

De la imagen de arriba, por ejemplo, realmente no queda claro como colocar los paneles laterales, o la pieza que va bajo el cofre. Al no tener pequeños pins para posicionar estas piezas, por lo menos como guía, recurrí a ver fotos por Internet de Corvette 2001 para intentar identificar que es una pieza, y realmente donde va.

El principal problema con el que me topé con el Model Kit, es este Model Kit requiere pegamento forzosamente para armarse. No estoy acostumbrado a utilizarlo, y menos en partes donde no hay algún punto de unión entre piezas como para dejar la pieza ahí y esperar a que se seque sin intervención humana.

Aquí la clave es tener paciencia, usar la menor cantidad de pegamento posible, y de ser posible, utilizar pinzas u objetos para fijar ambas piezas mientras el pegamento hace su trabajo.

Pero el mayor de los problemas que me topé fue el detallar la carrocería del carro. El carro era negro con dos franjas blancas “deportivas”, y no se veía bien.

Intenté un método para remover la pintura utilizando thinner diluido en agua, pero el thinner es muy fuerte, y en pocos segundos se llevó la pintura y comenzó a carcomer el plástico. Enjuagué con agua el plástico, y opté por el plan b: lijar el carro con las lijas de Model Kits que uso (400, 800, 1200 y 1500) hasta dejar el carro completamente liso para darle una pasada o dos con pintura roja.

Realmente este error era obvio y lógico. Inclusive días anteriores había visto tutoriales de pintar Gundam donde mencionaban como sacar provecho de esto para resaltar los colores que colocas encima.

Las líneas blancas originales resaltaban en el color rojo.

La solución fue darle una capa de pintura negro, y posteriormente pintarlo de rojo nuevamente para que se luzca el elegante rojo que quería para el carro.

No conforme con esto, quería darle un toque único y memorable al carro, por lo que decidí replicar el estilo de Lightning McQueen de Cars y utilicé una técnica que ya había querido emplear hace tiempo: Crear mis propias calcomanías.

Para esto, utilicé mi tapete Tamiya para cortar y medí las dimensiones del carro en distintos ángulos. Conseguí el diseño de Lightning McQueen e imprimí en una hoja de máquina (normal) el rayo, el 95, el logo de Rust-eze y con cinta transparente y un poco de agua, creé mis propias calcamonías.

Lo que no mencionan en los tutoriales, pero probablemente era obvio, es que al utilizar esta técnica, la cinta pierde completamente el color blanco, lo que hace que las imágenes se obscurezcan y pierdan calidad, particularmente al aplicarlas sobre un carro rojo / oscuro, en lugar de un color claro, como gris o blanco.

Para solucionarlo, las calcas laterales las apliqué sin remojarlas en agua, aplicando el pegamento directamente al carro y esperando que el grosor de la calca no sea demasiado. Utilicé el químico Vallejo para diluir calcamonías y promover su adherencia, lo que causó algunos desperfectos en las calcas laterales. El resultado final no es excelente, pero es bastante aceptable.

Nuevamente, la clave es tener paciencia, aplicar poco pegamento. En retrospectiva, creo que debí haber usado cinta en ambos lados de la impresión, para evitar que el pegamento “moje” el papel y arruine los colores.

Mi último error fue no haber empapelado el plástico transparente del parabrisas al aplicar la capa de laca, pues quedó bastante feo. La solución es hacer lo que ya tenía considerado: Ponerle los ojos y las cejas al parabrisas para darle vida al carro.

Y, si, se cometen errores, pero lo importante es aprender de ello.

Pero con errores o no, la cara de mi hermano al recibir su regalo es invaluable.

Feliz Cumpleaños, Bro!

Escrito por: Juan Manuel Rodriguez

Prometería llenar la bio pronto pero sé que es tan probable que lo haga como el que juegue y termine el Xenoblade que tengo guardado en su celofán

No hay comentarios aún. ¡Se el primero!

Deja un comentario